Para los amantes de los cuencos tibetanos

El mundo espiritual sin Tibet no sería igual. El hecho de que todas grandes premisas parten de allí hoy ha marcado muchas culturas y comportamientos de las personas que son espirituales, que han emprendido el camino del autoconocimiento y el crecimiento personal. Los recipientes tibetanos son algo que no vamos a pasar por alto. Han encontrado su sitio en muchos lugares y ambientes del planeta y por eso te ayudaremos a conocer y comprender mejor, qué se esconde detrás de este magnífico recipiente llamado cuenco  de Tibet?

¿Qué son exactamente los cuencos Tibetanos?

Te presentamos una herramienta con asombroso poder que puede relajar la mente y cuerpo, generando armonía y obteniendo bienestar y equilibrio. Se utilizan con muchísima frecuencia en el mindfulness y la meditación consciente por personas que quieren mejorar su salud, estado anímico y equilibrio emocional.

Los beneficios y efectos de estos magnificos recipientes

La gente los ha usado   durante miles de años. El doble efecto de sonido penetrante y vibración limpia que caracterizan a los cuencos del Tíbet es reconocido mundialmente.

  1. Promover la relajación profunda
  2.  Reducir el estrés y la ansiedad
  3.  Equilibrio de los centros energeticos
  4. Mejora al sistema inmunológico
  5. Ayudarte a “entrar en la zona’’
  6.  Mejorar la circulación y el flujo sanguíneo



 ¿Cómo limpiar un bol ?

Los cuencos budistas en condiciones normales no necesitan limpieza porque la energía vibracional es muy potente y no permiten que se carguen con energías de mala vibración. Sin embargo si notas que no suena como antes porque lo has guardado durante mucho tiempo sin usarlo o por lo que sea notas que deberías limpiarlo, puedes hacerlo perfectamente.

 La manera de hacerlo es cortar medio limón por la mitad.Cojes la otra mitad  con la mano izquierda y puedes quitar con la mano derecha y la ayuda de un cuchillo una parte de la capa de la piel gruesa que lo cubre. La idea es que pueda frotar con más facilidad la parte interior y exterior del cuenco.

 Este proceso puede tardar varios minutos tratando bien todas las paredes y  luego solamente lo tienes que enjuagarlo. Bajo el grifo con agua templada se enjuaga y nada más. Recuerda que tienes que secarlo perfectamente para que no se oxide. Yo lo hago con papel de cocina que es muy absorbente y te va a ofrecer unos resultados extraordinarios  cuando seques el recipiente de 7 metales. Esto es sobre la limpieza física.

Respecto a la limpieza energética si notas que lo tienes que hacer, solamente tienes que dejarlo a intemperie durante 24-48 horas, en un sitio donde por el día lo puede dar el son y por la noche la luna. Después de estos dos sistemas de mantenimiento vas a ver, oír y notar que tu cuenco es como nuevo y suena estupendamente.

 

¿Cómo utilizar  los  cuencos de Tibet?

Sin las baquetas un cuenco no puede relucir su encanto y con cada una de estas provoca un sonido y vibración específica, dependiendo de su modelo y estructura. Las puedes ver de varias formas y tamaños que se juntan con el formato del material que hace el golpe en su terminación superior.

Las hay de fieltro, de goma, de cuero, de cuero forrado con tela. Existen para batear y golpear. Al coger el cuenco antes de todo es muy importante sostenerlo con las yemas de los dedos, nunca con la palma de la mano.La razón de esto es simple, el recipiente disminuye notablemente  sus capacidades acústicas y vibracionales. 

El cuenco necesita que le des todo el cariño y amor para que pueda emitir un sonido que penetra y que es cristalino.  Si quieres sacar máximo partido del sonido de tu magnífico cuenco, tienes que dar los golpes con la baqueta que has elegido en la zona central del cuerpo del recipiente budista. Al golpear en los bordes del mismo el sonido es insignificativo y estás a punto de sacar ningún provecho de  lo que tienes entre las manos. 

Existe una técnica muy interesante  de disminuir muy rápido  o de parar el sonido. Es cojer el mismo cuenco budista con los dedos de la mano de cada uno de los lados donde te permiten hacer esto. La manera de disminuir suavemente el sonido es frotando el filo de la yema del dedo corazón.

La baquetas de batear se cojen como si fuera un lápiz, girando con calma y serenidad por la parte exterior del mismo cuenco vas a empezar a oír un sonido que aumenta su intensidad, y notarás que tu mano recibe la vibración del cobre. Los cuencos son como las personas, se parecen poco unos con otros y cada  uno tiene su personalidad única.

Existe una leyenda que dice que no son las personas que eligen los cuencos, son los cuencos que eligen a las personas. Se trata de una similitud, simbiosis que puede existir con la persona, más concretamente con el sonido y la vibración que podría llegar a transmitiry una leyenda que dice que no son las personas que eligen los cuencos, son los cuencos que eligen a las personas. Se trata de una similitud, simbiosis que puede existir con la persona, más concretamente con el sonido y la vibración que podría llegar a transmitir.

¿Qué tipos de cunco puedes encontrar?

  1. Los  tibetanos de 7 metales. El metal principal de elaboración es el bronce, incluyendo una parte del estaño, el cual da  especificas características sonoras. Son cuencos únicos la mayoría de ellos están hechos completamente a mano, lo cual se traduce en calidad. En muchas tiendas lo venden por peso no por pieza. Otra detalle específico, el cual no habla de la exclusividad del producto, que su sonido es  muy agradable y dura bastante en el tiempo. Dadas estas características nos llevan a pensar que su precio no es el más económico. Sin embargo, si te lo puedes permitir, tendrás una pieza exclusiva que te brindará muy buena calidad.
  2. Cuenco de 5 metales. El metal predominante es el aluminio, que se caracteriza como muy liviano y es fácilmente moldeable. El sonido sale muy rápido, nada más tocarlo lo puedes escuchar. Normalmente vienen en colores como el azul, verde, ocre, o negro y marcados con letras adoradas, que podrás vez en la parte frontal de la pieza tibetana. Tiene un precio bastante atractivo para las características que te ofrece. Es idóneo para los que se adentran en este mundo. Algo que a mi me gusta muchísimo, lo cual es fantástico, que es muy resistente y si se cae, no perderá el sonido.
  3. El siguiente cuenco con denominación de tíbet que es el  (cuenco estándar). Es un cuenco muy bonito y es todo bronce. Los modelos de este tipo son un poquito más delicados y el caso de que si tienen una caída o reciben  un fuerte golpe, podría afectar el sonido de forma notable e irreversible. Por lo tanto son poco recomendables para principiantes, salvo que saben tocarlos correctamente. 
  4. El rey de los cuencos se llama el cuenco de cuarzo. Son una pasada, elaborados de cuarzo y en condiciones especiales. La diferencia principal  de estos cuencos respecto a los de metal es que están calibrados y cada uno tiene su nota que corresponde con cada chakra.

¿Qué tipo debería comprar?

El modelo de cuenco vas a seleccionar debería responder a varias condiciones que dependen de tu experiencia previa con el tema. Si eres novato, no sería conveniente  gastar mucho dinero. Es poisible que pases la fase de aprendizaje a tocarlos y después pensar en algo con mejores  caracteristicas.

Si ya tienes una trayectoria y experiencia tocando los cuencos, quizás sería más interesante para tí sería un recipiente con más prestaciones, como los de 7 metales. Si eres terapeuta y quieres extraer lo máximo  de los cuencos, ofrecienda a tus clientes todos los beneficios terapeuticos, tu mirada tiene que estar puesta sobre los cuencos de cuarzo.

¡Compra ahora tu cuenco tibetano en Amazon!